Para realizar la facturación electrónica o en línea se puede emplear el sistema del Sistema de Administración Tributaria (SAT),
o el servicio de los Proveedores Autorizados de Certificación (PAC), que son personas morales aprobadas por el SAT para validar los CFDI que generan los contribuyentes, con lo cual se asigna un folio y se incorpora un sello digital.

Pero… ¿cuáles son esas ventajas que conlleva facturar electrónicamente? Veamos algunas:

  • Se reduce el costo por facturación hasta en un 85 %.
  • Se impiden los errores en el proceso de emisión, captura, entrega y almacenamiento de facturas.
  • Más seguridad en la información, imposibilitando la duplicación, falsificación o modificación de la facturación electrónica.
  • Disminución considerable de papel, lo que contribuye a la preservación del medio ambiente.
  • La facturación electrónica puede ser consultada rápidamente desde cualquier navegador para internet.
  • Eliminación del riesgo de pérdida de documentos tributarios físicos timbrados.
Con todas estas ventajas, ¿qué espera para facturar en línea?